Sinapsis
UN RINCON PARA LA CIENCIA Y LA CIENCIA FICCION
viernes, febrero 13, 2004
 

LA PRIMERA CLONACIÓN DE EMBRIONES HUMANOS ABRE
LA VÍA A TERAPIAS CONTRA ENFERMEDADES INCURABLES


Se esperaba desde que nació Dolly, la oveja clónica, en 1996, y ya es una realidad. Científicos de Corea del Sur anuncian hoy en la revista 'Science' que han creado embriones humanos mediante clonación y obtenido de ellos células madre. Y presentan las pruebas. El experimento abre así la vía a tratamientos contra enfermedades hoy incurables: es el primer paso práctico hacia la clonación terapéutica, que no persigue la creación de un individuo, sino la obtención para trasplantes de material con la carga genética del paciente, con lo que en ningún caso existiría rechazo.

Las células madre son células no especializadas, capaces de dar lugar a cada uno de los más de doscientos tipos de células del organismo. Están presentes en la primeras fases del desarrollo embrionario, pero también pueden conseguirse de células adultas, mediante la clonación terapéutica. Para ello, se toma un óvulo, se saca la información genética, se inserta en su lugar la de una célula del donante -del enfermo- y se activa el huevo para que se desarrolle como si hubiera sido fecundado. Seis días después, el embrión contendrá células madre con el potencial de convertirse en cualquier parte del organismo y que el sistema inmune del donante reconocerá como propias.

"Excelente noticia"

La obtención de células madre mediante clonación terapéutica había fracasado en humanos hasta ahora. "Es un artículo histórico", declaraba ayer Richard Rawlings, embriólogo de la Universidad Rush de Chicago, a 'The New York Times'. Robert Lanza, director médico de Advanced Cell Technology, una compañía que ha intentado sin éxito lo mismo, no ocultaba la trascendencia del avance: «Ahora tenemos el recetario, la metodología, que es de acceso público». "Estamos ante lo que calificaría como la crónica de una clonación anunciada", precisaba el biofísico español Bernat Soria, para quien es "una excelente noticia".

El equipo dirigido por Woo Suk Hwang, de la Universidad Nacional de Seúl, ha logrado una línea de células madre tras usar 242 óvulos. Una línea está constituida por el conjunto de células procedente de un embrión. Los investigadores coreanos tuvieron a su disposición 242 óvulos de 16 voluntarias que no recibieron dinero y autorizaron expresamente su uso para experimentación. Tras extraer el núcleo de cada huevo, inyectaron en su lugar el de una célula no reproductiva de la misma mujer. El método se denomina transferencia nuclear y es el que utilizó el Instituto Roslin de Edimburgo para crear a Dolly. Hwang y sus colaboradores consiguieron que 30 embriones -copias genéticas idénticas de las donantes- se desarrollaran hasta el estadio de blastocisto. Después, consiguieron una línea viable de células madre de 20 intentos de extracción.

Los investigadores creen que el éxito del proceso radica en el uso de óvulos en muy buen estado, el método de extracción del ADN, y el tiempo pasado entre la transferencia nuclear y la activación del huevo 'fecundado'. Parte de la clave está en el gran número de óvulos con que contaron, lo que les permitió probar. Así, probaron con diferentes tiempos entre la transferencia del núcleo y la activación, y llegaron a la conclusión de que lo mejor era dejar pasar dos horas.

"Como estas células tienen el mismo genoma que el donante, después de convertirse en el tejido deseado, se podrían trasplantar al enfermo sin miedo al rechazo", declaró ayer Hwang, quien dejó clara su oposición a la clonación reproductiva, un "acto criminal".

Realidad y esperanza

"El potencial de las células madre embrionarias es enorme, pero los investigadores deben todavía superar importantes barreras científicas. Los resultados parecen prometedores. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los trasplantes de células y tejidos y la terapia génica son tecnologías en desarrollo, y podrían pasar años antes de que las células madre se empleen en trasplantes", argumentaba Donald Kennedy, director de la revista 'Science', quien añadía que "existe la idea generalizada entre los científicos de que cualquier intento por clonar un ser humano sería altamente peligroso y un error, y debiera prohibirse".

Nadie niega en la comunidad científica la importancia del paso dado por el equipo de Hwang. "Es un avance importantísimo para futuros tratamientos médicos", declaraba ayer a este periódico Francisco J. Ayala, profesor de la Universidad de California. El biólogo de origen español, ex asesor científico del presidente Clinton, indicaba que lo que han conseguido los científicos surcoreanos es el paso siguiente a la 'programación' células madre para que se conviertan en el tejido deseado. Este avance permitirá los trasplantes sin rechazo, ya que el genoma del tejido o de las células será el mismo que el del receptor.

A pesar de que el equipo surcoreano ha logrado que salga adelante una tasa de embriones menor que en los experimentos de clonación con ratones y ganado, Ian Wilmut, el 'padre' de Dolly, se congratulaba del éxito. "A estas alturas del partido, resulta alentador".


¿CÓMO ES UN EMBRIÓN CLONADO?

Olvídese de la imagen de un feto en un tubo de ensayo, típica de las películas de terror y ciencia ficción. En un embrión clonado -o uno congelado de los que hay decenas de miles en España-, no se ve nada vagamente humano. Se trata de un conjunto de células indiferenciadas -algo más de un centenar-, con menos de dos semanas de vida, con forma de mora y del tamaño de una cabeza de alfiler. Un embrión empieza a tener aspecto de ser humano en miniatura seis u ocho semanas después de la fertilización -que en los clonados no se da porque no hay espermatozoide de por medio-, pero su cerebro no empieza a 'cablearse' hasta la vigésimo cuarta semana, hasta ese momento no tiene conciencia.

Un embrión clonado o congelado tiene el potencial para desarrollarse como un ser humano. "De hecho, con la tecnología actual, todas mis células tienen la potencialidad de convertirse de alguna manera en seres humanos", apunta el biólogo Francisco J. Ayala. Sin embargo, si ese conjunto de células se divide, dará lugar a tantos embriones como divisiones. Los gemelos, trillizos y cuatrillizos idénticos son el fruto de divisiones naturales en el útero materno durante los primeros días de embarazo. Por tanto, no puede decirse que un embrión de menos de dos semanas sea 'un ser humano', un individuo.

Publicado originalmente en 'El Correo'.
  - 01:33 - - Enlace permanente


Visite
'Magonia'
Una ventana crítica al mundo del misterio
Busque en
'SINAPSIS'
lo que le interese

ENLACES
  • 'El Correo'


  • ARCHIVOS
    10-jul-2003 / 11-jul-2003 / 13-jul-2003 / 14-jul-2003 / 17-jul-2003 / 18-jul-2003 / 24-jul-2003 / 25-jul-2003 / 31-jul-2003 / 08-ago-2003 / 19-ago-2003 / 21-ago-2003 / 22-ago-2003 / 27-ago-2003 / 21-sep-2003 / 10-oct-2003 / 13-oct-2003 / 17-oct-2003 / 18-oct-2003 / 19-oct-2003 / 28-oct-2003 / 11-nov-2003 / 12-nov-2003 / 22-nov-2003 / 26-nov-2003 / 08-dic-2003 / 26-dic-2003 / 16-ene-2004 / 22-ene-2004 / 27-ene-2004 / 08-feb-2004 / 12-feb-2004 / 13-feb-2004 / 17-feb-2004 / 18-feb-2004 / 20-feb-2004 / 26-feb-2004 / 02-mar-2004 / 03-mar-2004 / 04-mar-2004 / 19-mar-2004 / 24-mar-2004 / 19-abr-2004 / 21-abr-2004 / 29-abr-2004 / 30-abr-2004 / 05-may-2004 / 11-jun-2004 / 01-jul-2004 / 09-jul-2004 / 19-jul-2004 / 30-jul-2004 / 28-oct-2004 / 11-nov-2004 / 18-nov-2004 / 19-nov-2004 / 23-dic-2004 / 22-ene-2005 / 30-ene-2005 / 02-feb-2005 / 19-feb-2005 /


  • © Luis Alfonso Gámez, 2003.


  • Reciba un aviso cuando se actualice 'SINAPSIS'
    Your E-mail:
    Visitantes:

    Powered by Blogger

    www.blogwise.com

    Listado en BlogShares