Sinapsis
UN RINCON PARA LA CIENCIA Y LA CIENCIA FICCION
domingo, septiembre 21, 2003
 

EN LA ANTESALA DE LAS ESTRELLAS


Una estrella con la palabra 'Estelar' en cirí-lico señaliza el desví-o de carretera hacia el Centro de Adiestramiento de Cosmonautas Yuri Gagarin. Foto: L.A. Gámez.
Pedro Duque está radiante. Es jueves, 18 de septiembre. Falta sólo un mes para que despegue hacia la Estación Espacial Internacional (ISS) y en la Ciudad de las Estrellas, a unos 30 kilómetros de Moscú, brilla el sol. El astronauta español se mudó al complejo hace un año, con el tiempo justo para preparar una misión, prevista para abril pasado, que el accidente del 'Columbia' ha retrasado seis meses. Ya casi en la rampa de lanzamiento, se toma un respiro para enseñar las instalaciones a una decena de periodistas invitados por la Agencia Espacial Europea (ESA). Sus notas en los exámenes -"son todos orales"- se lo permiten: ha sacado todo sobresalientes, aunque no alardee de ello.

Construida en 1960, la Ciudad de las Estrellas se corresponde con el cuadro que pintaba el astronauta madrileño a finales del año pasado. "Aquí todo parece engañosamente viejo", decía. La base, bautizada en 1968 como Centro de Adiestramiento de Cosmonautas Yuri Gagarin, en honor de su primer graduado, es una auténtica ciudad en la que viven 6.000 personas, con niños que corretean por las calles y ancianas que sufren las escaleras de unos edificios que carecen de ascensor. La arquitectura es la de una universidad anodina, sin nada que indique que en el interior de algunos edificios se encuentran réplicas de las naves más complejas que ha fabricado el hombre.

Aceleración e ingravidez

A Duque le quedan dos semanas de pruebas -"los flecos"- antes de embutirse en el traje espacial y ocupar su plaza de copiloto en la cápsula 'Soyuz TMA' que le espera en el cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán. El viernes, ensayó una maniobra de reentrada manual en la centrifugadora, un brazo giratorio de 18 metros de longitud que tiene en su extremo una cabina cuyos ocupantes se ven sometidos a aceleraciones extremas. "Hasta ahora, sólo había estado en la centrifugadora para pruebas médicas", señalaba Duque un día antes.

Pedro Duque, dentro del simulador de la cápsula 'Soyuz TMA' de la Ciudad de las Estrellas. Foto: L.A. Gámez.
Durante un regreso normal, los tripulantes de la 'Soyuz' experimentan fuerzas de 3,4 a 4,5 veces la de la gravedad. En el peor de los casos, la aceleración llega a lí-mites casi insoportables. Así, los miembros de la Expedición Seis de la ISS soportaron 8 g cuando la cápsula hizo la reentrada en régimen balístico en abril. El objetivo del examen que tendrá que superar Duque en la centrifugadora la semana próxima es demostrar que, en caso de necesidad, puede controlar la máquina aplastado por 5 g. "En un avión, es muy duro porque estás sentado; en una cápsula, menos porque estás tumbado. Pero sientes peso en el pecho, tienes dificultad para respirar...".

Todo lo contrario que en el Laboratorio de Flotabilidad Neutra, una piscina circular de 23 metros de diámetro y 12 de profundidad, en cuyo fondo reposa una réplica de parte del exterior de la ISS. Bajo el agua y vigilado cada astronauta por dos submarinistas, se ensayan los paseos espaciales antes de las misiones. El fondo de la piscina es un gigantesco ascensor, lo que facilita el añadir y quitar componentes a la réplica de la plataforma orbital según la tarea que tengan que hacer los astronautas.

"Flotas casi como en el espacio, pero hay dos diferencias importantes. Por un lado, si empujas algo, el agua lo frena, no como arriba, donde, si no estás agarrado, el más mínimo empujón puede ser el último. Por otro lado, las herramientas pesan mucho. Es más difícil hacer las cosas en el agua que en el espacio", sentencia Pedro Duque, quien apenas ha entrenado en la piscina esta vez, ya que su misión no incluye ningún paseo espacial.

Situación catastrófica

El astronauta español muestra la réplica del inodoro del módulo ruso 'Zvedza'. Foto: L.A. Gámez.
También en los simuladores da la impresión de que las cosas son bastante más complicadas que en los ingenios de los cuales son reproducción. "Siempre falla algo", indica. Los astronautas se enfrentan repetidamente a situaciones catastróficas en el diminuto habitáculo de la 'Soyuz', donde parece milagroso que entren tres adultos. "Debe tener unos dos metros de diámetro, aunque nunca lo he preguntado", dice Duque mientras se acomoda en el simulador del que hace unos minutos han salido sus compañeros Michael Foale y Alexandr Kaleri tras sufrir todo tipo de perrerías por parte de los examinadores.

En el simulador de la ISS hay más espacio, aunque los interiores de 'Zarya' y 'Zvezda' son muy diferentes. El primero de los módulos es un estrecho y agobiante pasillo flanqueado por armarios; el segundo cuenta con una mesa para comer, dos dormitorios -cada uno del tamaño de una cabina telefónica y con un ojo de buey por ventana- y un baño con un inodoro minúsculo. "Lo peor que puede ocurrir es una descompresión", asegura el astronauta antes de añadir que, durante las simulaciones, el trabajo habitual en la estación se ve constantemente interrumpido por accidentes.

El madrileño se mueve de un lado a otro de la Ciudad de las Estrellas en bicicleta, vestido con un mono azul. "El ambiente aquí es mucho más familiar que en Estados Unidos, donde está todo más masificado. Aquí hay sensación de comunidad", dice Duque, que poco antes se ha fotografiado con un grupo de escolares en uno de los pabellones.

Duque posa con unos escolares rusos delante del simulador de la estación 'Mir'. Foto: L.A. Gámez.
Cuando dentro de dos semanas acabe los exámenes, tendrá dos dí-as de vacaciones con sus compañeros de misión y sus familias. "El principio general es que la tripulación es una familia", afirma Andrei Maiboroda, director del Centro de Adiestramiento de Cosmonautas Yuri Gagarin. Aislados del mundo, acompañados sólo de un médico, intentarán desconectar durante 48 horas. "Es una tradición rusa y la verdad es que mejora el rendimiento", argumenta Duque. Después, viajarán a Baikonur para probar el traje y el asiento, personalizado, y ver la cápsula. De vuelta a Moscú, se someterán a los últimos análisis médicos antes de rendir tributo, en los muros del Kremlin, a Sergei Korolev, padre del 'Sputnik', y partir con destino a Kazajstán una semana antes del despegue.

Tiempos difíciles

Duque -que ha prometido que cumplirá con todas las tradiciones de los cosmonautas rusos- estará poco tiempo en la estación: ocho dí-as. Será el sexto astronauta de la ESA en entrar en el complejo y espera que esta visita sea el preludio de una larga estancia en la plataforma orbital. Es una cuestión de dinero, de la generosidad de Estados Unidos, Rusia y la Unión Europea con sus agencias espaciales. "El siguiente paso para Europa sería tener allí el laboratorio 'Columbus'. Entonces, serí-amos socios de pleno derecho. Todo depende de que el transbordador vuelva a volar".

El módulo europeo sólo puede viajar hasta la estación en la bodega de carga de un transbordador y, mientras siga en tierra -"en la ESA hemos cumplido el calendario y nos hemos ajustado al presupuesto"-, es imposible que los europeos se hagan con un puesto en la tripulación permanente, limitada a dos astronautas desde el desastre del 'Columbia'. Podría dotarse a la ISS de dos cápsulas salvavidas en vez de una y duplicar así su tripulación, y la ESA está estudiando la posibilidad de lanzar la 'Soyuz' desde el espaciopuerto de Kourou; pero ambas iniciativas chocan contra la misma barrera: el dinero.



DEDICARÁ 40 HORAS EN LA ESTACIÓN A EXPERIMENTOS

El astronauta español apenas dispondrá de tiempo libre en la Estación Espacial Internacional (ISS). Pedro Duque no sólo será el copiloto de las dos cápsulas 'Soyuz' -la que suba con la nueva tripulación de la plataforma y la que baje con los dos ocupantes actuales-, sino que además hará veintitrés experimentos dentro de la bautizada por la ESA como misión Cervantes. Será, asimismo, el cuarto europeo en viajar hasta la ISS con los rusos, que han recibido como pago del pasaje 12 millones de euros del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Pedro Duque, en 'Zvedza' fotografiado desde el interior de 'Zarya'. Foto: L.A. Gámez.Duque dedicará 40 horas de su estancia en órbita a experimentos biológicos, microbiológicos, fisiológicos -él hará de conejillo
de indias-, de física y educativos. "No sé de nada que hagamos nosotros en la ISS que se pueda hacer en condiciones de ingravidez en forma robótica con un coste razonable", indica en respuesta a las crí-ticas que el precio de su billete ha suscitado entre algunos investigadores. El astronauta conectará por radio con escolares españoles durante la misión para intentar formentar el interés por la ciencia en las nuevas generaciones y rodará varios vídeos con fines educativos, en los que se filmarán experimentos físicos básicos en ingravidez.

El equipaje y la comida

Lo que no sabe aún es qué llevará a la ISS. En su bautismo espacial de 1998, en la misma misión del 'Discovery' en la que un septuagenario John Glenn volvió a salir de la Tierra, Duque llevó consigo dos muñecos de sus hijos. Ahora, la limitación para el equipaje personal es de 1,5 kilos y todavía no tiene nada decidido, aunque está grabando un disco -"los libros pesan mucho"- que seguró que subirá con él. "Será una mezcla de música clásica y española. Por un lado, Mozart, Haendel, Bach; Strauss...; por otro, Miguel Ríos, Joan Manuel Serrat, Nino Bravo, Cecilia...".

También ha dejado claro qué platos no quiere ni ver en su menú -"algunos dulces que saben a medicina"- y que éste será su segundo viaje, pero no el último, a no ser que se tuerzan mucho las cosas. "Tengo salud para diez años y soy optimista. Es posible que la UE decida doblar el presupuesto de la ESA", desea antes de añadir: "No tengo la fijación de estar de astronauta hasta que me echen. No soy de los que dicen: 'Voy a ser astronauta hasta que me saquen en camilla'".

Con 40 años, Pedro Duque es el segundo más joven de los quince astronautas de la Agencia Espacial Europea. Dentro de un mes, estampará su firma en la puerta de la habitación de Baikonur en la que pase la noche previa al despegue y, a la vuelta, lo primero que hará será poner flores a los pies de la estatua de Yuri Gagarin de la Ciudad de las Estrellas. "Los rusos tenemos muchas tradiciones y tratamos de mantener las buenas", dice Andrei Maiboroda, director hoy del que fue uno de los complejos más secretos de la Unión Soviética.


UN VUELO HISTÓRICO

El astronauta
Pedro Duque nació en Madrid el 14 de marzo de 1963.
Es ingeniero aeronáutico por la Universidad Politécnica de Madrid.
Fue seleccionado para el Cuerpo de Astronautas de la ESA en mayo de 1992.
Se adiestró en el Centro de Astronautas Europeos de Colonia (Alemania) en 1992, en la Ciudad de las Estrellas (Rusia) en 1993 y 1995, y en el Centro Espacial Johnson (Estados Unidos) en 1996 y 1997.
Despegó de Cabo Cañaveral el 29 de octubre de 1998 a bordo del 'Discovery', que regresó a la Tierra el 9 de noviembre.
Será el primer español que visitará la Estación Espacial Internacional.
Es aficionado a la natación, el submarinismo y el ciclismo.

La misión Cervantes
El objetivo principal de la misión es llevar hasta la ISS una cápsula 'Soyuz TMA' nueva que reemplace a la que está allí desde hace seis meses y que es el bote salvavidas de la plataforma.
La nave trasladará hasta el complejo a Michael Foale y Alexandr Kaleri, que sustituirán como miembros de la tripulación permanente a Edward Lu y Yuri Malenchenko. Pedro Duque hará las veces de copiloto de la 'Soyuz TMA'.
El Ministerio de Ciencia y Tecnología español ha pagado 12 millones de euros por el pasaje de Duque, que dedicará 40 horas de su estancia en la ISS a realizar diversos experimentos.

Publicado originalmente en 'El Correo'.  - 03:51 - - Enlace permanente


Visite
'Magonia'
Una ventana crítica al mundo del misterio
Busque en
'SINAPSIS'
lo que le interese

ENLACES
  • 'El Correo'


  • ARCHIVOS
    10-jul-2003 / 11-jul-2003 / 13-jul-2003 / 14-jul-2003 / 17-jul-2003 / 18-jul-2003 / 24-jul-2003 / 25-jul-2003 / 31-jul-2003 / 08-ago-2003 / 19-ago-2003 / 21-ago-2003 / 22-ago-2003 / 27-ago-2003 / 21-sep-2003 / 10-oct-2003 / 13-oct-2003 / 17-oct-2003 / 18-oct-2003 / 19-oct-2003 / 28-oct-2003 / 11-nov-2003 / 12-nov-2003 / 22-nov-2003 / 26-nov-2003 / 08-dic-2003 / 26-dic-2003 / 16-ene-2004 / 22-ene-2004 / 27-ene-2004 / 08-feb-2004 / 12-feb-2004 / 13-feb-2004 / 17-feb-2004 / 18-feb-2004 / 20-feb-2004 / 26-feb-2004 / 02-mar-2004 / 03-mar-2004 / 04-mar-2004 / 19-mar-2004 / 24-mar-2004 / 19-abr-2004 / 21-abr-2004 / 29-abr-2004 / 30-abr-2004 / 05-may-2004 / 11-jun-2004 / 01-jul-2004 / 09-jul-2004 / 19-jul-2004 / 30-jul-2004 / 28-oct-2004 / 11-nov-2004 / 18-nov-2004 / 19-nov-2004 / 23-dic-2004 / 22-ene-2005 / 30-ene-2005 / 02-feb-2005 / 19-feb-2005 /


  • © Luis Alfonso Gámez, 2003.


  • Reciba un aviso cuando se actualice 'SINAPSIS'
    Your E-mail:
    Visitantes:

    Powered by Blogger

    www.blogwise.com

    Listado en BlogShares